Cumpliendo un sueño en el Ejército Mexicano

Cuando Judith estudiaba en la secundaria técnica 16, ya sabía que quería ser militar; hoy es mayor enfermera y tiene 20 años en el Ejército Mexicano, a donde ingresó tras pasar por las difíciles pruebas a las que son sometidos quienes aspiran a formar parte de esas filas.


«Mi hermano era militar y me llamaba mucho la atención la disciplina y los uniformes, además quería contribuir de alguna manera para ayudar a las personas, por eso quise ser enfermera militar».
Blanca Judith Ascencio Morales, es licenciada en enfermería con especialidad en salud pública, está casada con un militar, un cirujano dentista y tienen dos hijas de 13 y 7 años de edad.


«Cumplir los roles es muy difícil y más porque nuestra familia está lejos, tienes que partirte en muchos pedacitos, organizar muy bien el tiempo y aprovechar los momentos con la familia, porque no sabes cuando te va a tocar andar fuera de casa o que te llegue algún cambio».
Nació en Tampico, pero cuando tenía seis años, su familia se trasladó a Ciudad Valles, ingresó a la escuela primaria Club de Leones, estuvo en el turno vespertino de la secundaria Técnica 16 y posteriormente en el CBTIS 46.
Ahí inició su sueño, ser militar como su hermano, proteger y servir. Comenzó las duras pruebas que sólo los mejores logra pasar.
«Como mujer es difícil salir a las comisiones, sobre todo cuando me ha tocado andar en labor social en la sierra donde no hay lugar para bañarte, tienes que dormir en el suelo, donde te caiga la noche».

La mayor enfermera ha estado comisionado en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, «sales de tu casa a cumplir con el deber, pero no sabes si vas a regresar, escuchas los tiroteos y piensas en tu familia.
«Mi esposo me apoya mucho y ya entre los dos vamos viendo cómo resolvemos muchas situaciones difíciles, por ahora estamos juntos, pero hemos estado separados por miles de kilómetros, cada quien en su comisión».
Sus hijas se sienten muy orgullosas de sus padres, pero saben que la vida militar es difícil.


«La satisfacción de ser militar es que puedes hacer una aportación a la sociedad, es hacer un trabajo o servir al bien común de un país, como enfermera es también una satisfacción personal saber que puedes ayudar al prójimo a recuperar su salud, te fomenta el humanismo y la empatía que caracteriza a la profesión».

Si te ha resultado útil... Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *